sábado, 9 de diciembre de 2017

Más familias acosadas por pedir el bilingüismo

Con la bandera en los talones
LNC Domingo 

El conflicto independentista catalán se hizo insoportable para estos leoneses que han retornado a Villaverde de Sandoval en busca de tranquilidad
Y llega un momento que dices ‘ya no puedo más’, por los niños, no lo soportas. David, que es muy maduro, lloraba todas las noches, era un manojo de nervios, le daba tilas pero nada; y ver cómo le hacían el vacío a Efrén, que es niño/niño, fue la gota que colmó el vaso, los cogí a los dos y volvimos para León; y llegamos aquí, a la casa de los abuelos en Villaverde de Sandoval el 1 de noviembre».

Lo cuenta con gran gesto muy tranquilo Magdalena Reis, con la tranquilidad que le da ver a los niños felices, jugando, como el perro y el gato, como todos los hermanos... Y con la felicidad añadida de haber encontrado trabajo después de regresar de Cataluña a la aventura y consciente de que se habían ido de León para no estar en el paro.

Ya sólo falta que pueda regresar Rodri, su marido, que quedó en Cataluña «pues hay que vivir».

Lo que más sorprende es la madurez de Dani, impropia de sus 11 años, y, a la vez, la causa de sus berrinches. Dani, insisto, un niño muy especial y ‘sabio’ rebatía un día sí y otro también a su maestra. «Allí en Breda son casi todos independentistas y ella nos decía cosas que no son verdad y yo la rebatía. Que Colón era catalán y el inventor del submarino y todo eso... entonces yo me documentaba y discutíamos en clase, los otros se callaban; como el día que decía que las rayas rojas de la bandera catalana estaban hechas con sangre de una batalla y yo le pregunté ¿y el azul de arriba?»... Y su madre completa la escena. «Y por la noche explotaba y a llorar».

Iban soportando estas situaciones y otras muchas hasta que un día Rodri, también leonés de Rodiezmo, fue a buscar al pequeño Efrén al colegio y estaba participando en una manifestación. «Montó en cólera, exigió que nadie utilizara al niño y menos sin su permiso y abrió la caja de los truenos».

A Magdalena se le dibuja la tristeza en el rostro en este pasaje. A partir de aquel día todo se hizo más difícil de sobrellevar y de explicar a los chavales, sobre todo a Dani, que parece ser consciente de todo. «Iba a buscarlo al colegio y me daba cuenta cómo le hacían el vacío. Los niños sí hablaban con él pero rápidamente los llamaban las madres, incluso algunas que no es que no fueran catalanas, eran extranjeras... pero nadie quería problemas, Breda es un lugar difícil».

- Es una de las cunas del independentismo; musita el maduro Dani, para añadir «un día iba por la calle y había una gran bandera de España en un balcón... me emocioné».

Y en Magdalena Reis iba creciendo la necesidad de regresar a ese León del que se había ido por falta de oportunidades laborales, tanto para ella como para Rodri. «Pero la situación de los niños era insufrible para mí, me angustiaba».

- Mamá, cuéntales lo de las clases en catalán; pide Dani.
- Todas las clases eran en catalán, excepto una hora en inglés. En castellano ninguna, aunque no fuera legal. Pero no era problema de legalidad, Dani es muy buen estudiante, saca muy buenas notas, y nuestra esperanza era regresar a León y te planteas, ¿y qué nivel tiene para ir a la Universidad sin haber estudiado castellano, con una ortografía muy diferente, sin conocer prácticamente nada de nuestra historia?».

Los chavales siguen jugando y salpicando de anécdotas el relato de su madre, aportando nuevas ideas sobre lo que les ha tocado vivir allí.

- Cuéntales cuando pidieron a los niños cinco euros para sacar a los ‘jordis’ de la cárcel ¡Qué Jordis, a los Jorges!; dice el beligerante David.
- Cuéntales...
- Oye David, ¿tú no serás del Barça?
- Lo era, ya no; explica, y marcha corriendo a por una mochila que se trajo de Breda, con un escudo del Barca, que mantiene cosido, y una bandera catalana que ha repintado encima para convertirla en una bandera de España.
- ¿Y ahora en el cole de Mansilla?
- Muy bien.

Asiente su madre, celebra que duerma bien Dani, que Efrén juegue con una cara de felicidad propia de su edad, y trata de evitar las conversaciones cargadas de recuerdos de aquella etapa, de Breda, aunque sabe que tardarán un tiempo. Tal vez hasta que regrese su marido.

Hay una anécdota que ilustra perfectamente lo que han vivido. Efrén, el tirillas juguetón, dice de repente: «Diles lo que quieres ser de mayor». Y Dani salta.
- Antidisturbios para que me destinen a Cataluña.

Magdalena le riñe. «Déjate de tonterías, diles lo que siempre has dicho que quieres ser».
- Ingeniero.

Lo será, seguro.

 
 
 
 

La situación del español en España







Para conseguir que se pueda estudiar español en cualquier comunidad de España y tener los mismos derechos lingüísticos se ha iniciado la siguiente campaña: el Congreso de los Diputados ha admitido la proposición de Ley de Libertad de Elección Lingüística. Tenemos que conseguir 500.000 firmas de apoyo en 9 meses. 
A partir de este momento ya hemos iniciado esta campaña en todas las comunidades autónomas. Muchas entidades y particulares vamos a colaborar para conseguir esta Ley.
 
Si quieres colaborar con esta iniciativa entra en la web, descárgate el documento para hacerte fedatario, rellénalo y envíalo por correo y pasarlo por email. Recibirás en tu casa un pliego para recoger 60 firmas.  Necesitamos la ayuda de todos para conseguirlo!
 
 
 








miércoles, 19 de julio de 2017

Familias de Castelldefels

El pasado 13 de julio de 2017 se realizó un acto en Castelldefels para apoyar a las familias que, como en mi caso, han pedido una educación bilingüe. El acto llamado "Razones para una escuela bilingüe" fue organizado por la Asamblea por una Escuela Bilingüe. Esta asociación ya lleva un tiempo ayudando a todas las familias que quieren reclamar su derecho a una educación bilingüe. En esta ocasión más de treinta familias se han animado a luchar por la educación de sus hijos para que sea de calidad. Al ser tantas familias ha causado un revuelo mucho mayor que, como en mi caso, sólo hemos sido una familia. Y además más familias que hasta ahora no se atrevían a decir nada por temor a que los señalen, se van animando a solicitar lo que tienen derecho. Todos los padres y madres tenemos derecho a escoger la mejor educación de nuestros hijos cosa que en Cataluña se nos niega. Es el único lugar de la comunidad europea que teniendo dos lenguas se impone una de ellas. 

Estas familias de Castelldefels han sido muy valientes, ya que por pedir lo que tienen derecho, son acosados por otras familias, la dirección de la escuela, el Ayuntamiento y organizaciones como la entidad Som Escola. Les acusan de querer imponer al resto de la escuela su petición de educación bilingüe cuando son ellos los que imponen a toda la escuela una educación prácticamente monolingüe. ¿Se olvidan que la educación de nuestros hijos es más importante que los prejuicios a todo lo que no sea catalán? ¿Qué futuro tendrán nuestros hijos sabiendo solamente el catalán? La excusa que los separatistas ponen es que con la inmersión lingüística se domina el castellano igual que alguien de Valladolid. ¡Qué me expliquen a mí cómo se puede tener el mismo nivel teniendo 2 o 3 horas en castellano a la semana y el resto todo en catalán (restando las horas en inglés, que son también mínimas)! En P3, P4 y P5, no oyen ni una palabra en castellano. Hasta 1º de primaria no se empieza a estudiar la asignatura de Castellano, como si fuera un idioma extranjero, ya que se da las mismas horas que de Inglés. El resto de asignaturas, comedor, acogida, extraescolares, festivales, fiestas, etc. todo en catalán. Esto es una imposición a gran escala. También dicen que con la inmersión lingüística todos son integrados igual. Otra mentira, porqué los niños que son castellanohablantes son obligados a hablar en una lengua que no es la suya y se sienten discriminados por el resto de compañeros. Por no poder estudiar en su lengua materna las notas se repercuten. Un niño estudiará mucho mejor en su lengua materna y ese derecho también se lo están negando a nuestros hijos.

No sabemos el futuro que les espera a nuestros hijos, pero tenemos que darles todas las herramientas necesarias para que se puedan desarrollar. Eso incluye el dominio de las lenguas: tanto de catalán como de castellano, y si puede ser del inglés, también. El dominar estas tres lenguas es un beneficio no es perjudicial para nadie. Y si no les parece bien, sólo tienen que hacer dos líneas diferentes en las escuelas: unos que elijan la educación que hay ahora, y otra línea con educación bilingüe o trilingüe. Eso sería realmente una democracia y un país libre. Y digo país porque tendría que ser así en todas las comunidades con varias lenguas. Libertad de elección de la educación de nuestros hijos.


El 20 de julio el ayuntamiento aprobó una moción a favor de la escuela catalana y en contra de las decisiones judiciales del TSJC que otorgan un 25% mínimo de castellano a estas familias de la escuela Josep Guinovart, con apoyo de la alcaldesa socialista y de organizaciones como Som Escola. Por este motivo allí acudieron muchas familias, partidos políticos (Pp y C's), miembros de SCC y de AEB para dar apoyo al bilingüismo y estar al lado de las familias que piden que se cumpla con la ley. Unas 300 personas han gritado a favor del bilingüismo, todos unidos.

Dolores Agenjo hablando con los asistentes a la concentración


Ana Losada (presidenta de AEB) leyendo un manifiesto en el interior del Ayuntamiento


Asistentes a la concentración de apoyo














miércoles, 7 de diciembre de 2016

       Esta lucha es un largo camino que mi familia inició en el año 2013 cuando nuestra hija tenía 4 años y por lo tanto estudiaba en P4. Para los que sois de fuera de Cataluña tenéis que saber que en los tres cursos de infantil (P3, P4 y P5) todo se realiza en catalán, tanto en las horas lectivas, como en el comedor, y también en las actividades extraescolares. Algunas escuelas, como en la que estuvo mi hija, hacen alguna hora a la semana de inglés. Pero de castellano (o español) no se realiza ninguna hora hasta que empiezan en primaria. Así es la famosa "Inmersión lingüística" que da más importancia al inglés que al castellano. Estamos hablando de una escuela pública en una ciudad llamada Reus de la provincia de Tarragona.

       Os hablaré un poco de mi familia. Yo nací en Valencia aunque al cabo de unos meses mis padres se fueron por motivos laborales a Alicante, donde me crié hasta los 9 años. Mi madre es catalana (de Lérida) y mi padre era de Huesca. Como podeis ver, una buena mezcla. En Alicante, en esa época, todo se estudiaba en castellano y la gente también hablaba sólo en castellano. En época de fiestas se podía oir algunas canciones populares en valenciano. Depués nos trasladamos a Tarragona para estar más cerca de la familia. Fuí a un colegio concertado, de monjas. Hacíamos todas las asignaturas en castellano, excepto catalán y música (que también era en catalán). Después de tantos años me puedo considerar catalana pero sigo hablando y pensando en castellano. En el trabajo hablo las dos lenguas según se me dirijan a mí, por lo que no tengo problemas en ese aspecto. 

       Mi marido nació en Argentina, aunque sus padres son de procedencia española. Llegó con ellos en el año 1992 por motivos de salud. Vivieron en diferentes sitios: Galicia, Madrid, Mallorca hasta que llegaron a Cataluña y se instalaron en Reus. Él no entiende el catalán y debido a su problema de salud tiene dificultades de concentración y en retener información a corto plazo, por lo que no puede estudiar ni catalán ni ninguna otra cosa. Tiene una discapacidad del 65%. Tuvo la suerte de encontrar un trabajo donde no le exigen el catalán y todos tienen que hablar en castellano. 

       Al poco tiempo de vivir en Reus, nos conocimos y tuvimos a la niña. Cuando comenzó en la escuela y empezó a aprender a hablar nos dimos cuenta que entremezclaba palabras de catalán y castellano. Sé que es algo normal cuando se convive con dos idiomas a la vez. Pero la dificultad era que cada vez que la escuela nos enviaba un comunicado, había un acto, una representación, una reunión general de padres, etc., todo era en catalán. Viendo a mi marido, que se sentía impotente por no entender nada y por no poder participar en la educación de su hija, decidí que había que hacer algo. Intenté hablar con la dirección de entonces de la escuela para que los comunicados fueran también en castellano y que mi marido los pudiera entender directamente sin que nadie se los tuviera que traducir. Y además les recordé que tenemos dos lenguas oficiales y estamos en nuestro derecho a pedirlo, al menos, en los dos idiomas. Me explicaron la dificultad que tenían ya que la mayoría de los comunicados ya los tienen hechos y solo me concedieron que en los informes de la niña, las anotaciones, las pusieran también en castellano. Sólo las reuniones con la tutora se hacían en castellano.

       Viendo que por este lado ya no había nada más que hacer, empezamos a buscar información por la red y conocimos a la sociedad: "Convivencia Cívica Catalana" que amablemente nos informó y nos ayudó. Nos explicó que debíamos primero pedir la educación bilingüe al Departament de Ensenyament de la Generalitat. Así lo hicimos. Fue pasando el tiempo y debido a unos cambios de leyes el formato de esa petición se actualizó y se volvió a hacer dicha solicitud. Cuando nuestra hija realizaba 1º de Primaria nos contestó la Generalitat, con un formato común a todas las familias que actualmente lo están pidiendo, que nos denegaba la educación bilingüe (o sea un 50% en castellano y un 50% en catalán) y sólo nos concedía que los comunicados por escrito u orales fuesen también en castellano y no solo en catalán.


       A partir de entonces, algunos escritos nos lo daban en castellano (sólo a nuestra hija), y digo algunos porque muchas veces se les colaba algún escrito en catalán y se los tenía que devolver y recordarles que lo tenían que hacer en castellano. O nos lo mandaban por email, o se lo hacían escribir a la niña en la agenda. Pero seguimos teniendo el problema en las reuniones de padres. En ellas tanto la directora como todos los padres y madres del curso se negaron a hacerlo en castellano a pesar de explicarles el problema de mi marido. Lo único que nos dieron en una ocasión, fue un escrito con lo que se iba a hablar, en castellano. La directora leía dicho texto en catalán para el resto de padres dificultando poder seguir la lectura y comprensión de la traducción que teníamos en castellano.  Encima, al acabar, los padres y madres preguntaban y opinaban en catalán por lo cual mi marido no podía participar. Igual pasaba con las reuniones del AMPA. En una reunión incluso nos llegaron a poner a una madre ejerciendo de intérprete a mi marido y la gente allí reunida casi no podía seguir lo que se decía ya se se oía a dos personas hablando casi a la vez. La madre que traducía, se perdía y tenía que preguntar a la persona que hablaba en catalán qué había dicho. ¡Ya se pueden imaginar el espectáculo!

       Tuvimos que recurrir al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña para que nos concedieran el 50% de las asignaturas en castellano. En mayo de este año (2016), acabando casi el curso de 1º, nos concedieron unas medidas cautelares mientras no salga la sentencia. En estas medidas cautelares obligaban a la escuela a que toda la clase de nuestra hija tuviera otra asignatura troncal no lingüística en castellano para cubrir como mínimo el 25% de castellano (que es lo que están otorgando en estos momentos en el resto de sentencias). Esta asignatura suele ser matemáticas y eso fue lo que pedimos. Después de hablar con la dirección se convocó una reunión para infomar a los padres y madres de la clase de nuestra hija para informarles de los cambios que iban a realizarse. En dicha reunión (efectuada en catalán) informaron a los demás padres y madres sobre quiénes habían hecho la petición del 25% de castellano (cosa que era totalmente ilegal) y explicaron los cambios que se iban a realizar. A mi marido le dieron en castellano una hoja con el resumen de lo que se iba a hablar, pero toda la reunión (tanto por parte de la directora como así también de la inspectora y de la gran mayoría de madres y padres), la hicieron en todo momento en catalán. Cuando les solicitamos que hablaran en castellano para que todos nos entendiéramos explicándoles el problema de mi marido y recordándoles que se convocaba esa reunión por nosotros, sólo alguna madre nos habló en castellano cuando se dirigían a él. Por su parte, la inspectora, después de mucho insistir, le tradujo sólo algunas de las cosas de las que la gente habló.

       Al final estos cambios iban a ser:
          - Una hora de matemáticas de forma oral (con libro en catalán) con cálculos matemáticos y sólo a media clase.
          - Otra hora de informática también sólo a media clase, con cálculos matemáticos en castellano.   
          - Suprimían una hora de plástica para agregarla a la asignatura de castellano.

       Como podéis ver, no cumplían con lo dictaminado por el juez: No impartían una asignatura completa y lo poco que daban sólo lo otorgaban a media clase y no la clase entera. Además ampliaban la asignatura lingüística cuando en realidad se estipuló que debía ser "una asignatura troncal no lingüística".

       Todo esto causó un gran revuelo con los padres y madres allí presentes que lo primero que preguntaron era cómo podían ellos oponerse a esta Resolución y la Inspectora les otorgó la idea de hacer una carta dirigida al Departament de Ensenyament manifestándose en contra. Nos enteramos que incluso, a través del AMPA, habían informado al resto de padres y madres y habían hecho reuniones para ver qué podían hacer para evitar que se cumplieran estas medidas cautelares. Unos días después, no sabemos cómo, empezó a circular todo por la prensa. En dichos artículos decían que la escuela iba a aplicar el 25% de castellano según las medidas cautelares, que como os he indicado antes, era falso.

http://delcamp.cat/reusdiari/noticia/1704/lescola-joan-rebull-de-reus-haura-de-fer-el-25-de-classes-en-castella-per-ordre-judicial 
       Desde entonces todos los padres y madres nos rehuyeron y no nos dirigieron la palabra. Nadie nos preguntó el motivo por el que lo hacíamos ni nadie nos apoyó. Incluso un padre vecino de mis suegros se metió con ellos criticando estas medidas cautelares puesto que "su hijo iba a ir mal en matemáticas ya que no sabía contar en castellano". Los únicos que se pusieron en contacto con nosotros para saber nuestra versión fue el grupo de Ciudadanos de Reus que nos hicieron una entrevista. Poco después salió un escrito publicado en el Diari de Tarragona. Gracias a todo esto nuestro caso llegó hasta el Parlamento de Cataluña.

http://www.diarimes.com/es/noticias/reus/2016/11/02/el_modelo_linguistico_la_escuela_joan_rebull_llega_parlamento_10421_1092.HTML

       En el mes de septiembre nos dijeron que había una escuela donde se respetaba la libertad de idioma y esa era la escuela Aura. Fuimos a conocerla y al hacer la entrevista pudimos comprobar que era cierto. Intentan ser una escuela trilingüe. Realizan varias asignaturas en castellano, varias en inglés y varias en catalán. Tuvimos la suerte que había una plaza libre en el curso de nuestra hija. Después de mucho pensar decidimos que lo importante en toda esta lucha era la educación de nuestra hija. A pesar del esfuerzo económico que esto supone, vale la pena invertir ya que estaba en juego su futuro.

       Algunos dirán que nos hemos rendido pero nosotros no lo vemos así. Pensamos seguir luchando y hacer saber a la gente lo que pasa en las escuelas de Cataluña y cómo tratan a sus niños y niñas. Pero nuestra hija merece un futuro mejor y hemos hecho el cambio pensando sólo en ella.

       Ante todo queremos dejar claro que no estamos en contra del catalán sino todo lo contrario. Aprender una lengua es una riqueza, pero estamos en contra de la imposición que se realiza en Cataluña en todos los ámbitos, tanto en las escuelas, como en los entes públicos, en los comercios, en la publicidad, etc. Estamos en una comunidad autónoma con dos lenguas oficiales y queremos que realmente sea bilingüe en todos sus ámbitos. Y además que haya libertad para escoger el idioma que se quiera usar, ya que los idiomas tienen que servir para unir a las personas y no para separarlas como está ocurriendo en Cataluña.

       Aún estamos a la espera de la sentencia y denunciamos al juzgado que la escuela anterior no cumplía las medidas cautelares. Mientras tanto, como la sociedad Convivencia Cívica Catalana últimamente está bastante saturada, hemos cambiado nuestro caso a otro grupo que es la Asamblea por una Enseñanza Bilingüe y esperamos su apoyo para seguir adelante.  http://www.aebcatalunya.org/

       Asimismo, ahora gracias a otra agrupación llamada Sociedad Civil Catalana, que hace muy poco que surgió y que lucha contra la gente que quiere la independencia de Cataluña y desea seguir unida a España, seguimos trabajando para que realmente Cataluña sea bilingüe, parte de España y de la Comunidad Europea.  https://societatcivilcatalana.cat/es

http://www.hispanohablantes.es/quien-beneficia-imposicion-lenguas.php